Mientras que la tensión bélica crece, las gestiones diplomáticas comienzan a repuntar en el conflicto actual que envuelve a Colombia, Ecuador y Venezuela.

Reportes de este lunes reflejaron en las últimas horas un intento del gobierno de Colombia de vincular políticamente a los de Caracas y Quito con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras el ataque militar colombiano que mató al segundo hombre de esa guerrilla Raúl Reyes.

"Es una patraña que merece el rechazo total", dijo el embajador de Ecuador en Bogotá, Francisco Suescum. "Es una patraña. Jamás podría el gobierno del Ecuador, el presidente (Rafael) Correa, el ministro (de Seguridad Interna y Externa, Gustavo) Larrea, tener una actitud de esta naturaleza", afirmó el diplomático, que regresó de Bogotá a su país por pedido expreso del mandatario ecuatoriano Rafael Correa.

El secretario de Diálogo y Planificación de Ecuador, Augusto Barrera, expresó a su vez que "es mucho más grave" que Colombia pretenda justificar la incursión militar en Ecuador "vinculando al gobierno con las FARC". Barrera, quien es enlace del Ejecutivo con la Asamblea Constituyente afirmó que "esto es inadmisible (...) es inconcebible que la reacción (de Bogotá) sea de tan poco respeto a la soberanía del país". "¿Qué pruebas pueden tener?", preguntó.

Estas reacciones surgieron en el contexto de un incremento de fuerzas militares -y de tensiones- en las fronteras de Colombia y Ecuador y de Venezuela y Colombia tras las expulsiones y llamados a regresar de los diplomáticos radicados en las capitales enfrentadas.

En Quito se conoció que Ecuador está a punto de desplegar fuerzas militares extraordinarias a la zona de conflicto. Correa activó hoy con carácter urgente el máximo órgano de seguridad del Estado para "analizar los pasos a seguir en la crisis", mientras que ayer domingo, en Venezuela, el presidente Hugo Chávez, ordenó el despliegue de fuerzas terrestres y aéreas en la frontera con Colombia.

Ecuador cuenta con unos 11 mil soldados en el territorio colindante con Colombia, apoyados por aviones A-37 de fabricación estadounidense y helicópteros franceses tipo Gacela, dijo una agencia de noticias en la capital ecuatoriana. "Las Fuerzas Armadas de Ecuador están listas para los enfrentamientos (...). Nosotros vamos a defender nuestra soberanía, no importa quién trate de ofenderla", dijo el ministro de Defensa, Wellington Sandoval.

El incremento de la incertidumbre sobrevino después que el gobierno colombiano de Álvaro Uribe habló de unos supuestos tratos de las FARC con el presidente Correa y el ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Gustavo Larrea, versiones ya rechazadas enérgicamente en Quito. También lanzó acusaciones en ese sentido contra el gobierno de Venezuela.

Mientras tanto, Correa dijo que ya habló con los presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, España, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, además de los secretarios de la OEA y de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), para explicar sus puntos de vista y en gestiones diplomáticas. Chávez, por su parte, ofreció a Correa toda su ayuda, antes de retirar el personal de su embajada en Bogotá y decidir militarizar la frontera colombo-venezolana.

"He compartido con ellos la gravedad de la situación y he planteado la elaboración conjunta de una propuesta dirigida a detener este tipo de conductas e impedir la internacionalización del conflicto colombiano", expuso el presidente de Venezuela.

Chávez expuso el domingo en su programa Aló Presidente que Uribe, lleva adelante "una política de terrorismo de Estado" y que "El Gobierno de Colombia se ha convertido en el Israel de América Latina. Por cierto que allí han venido mercenarios israelíes para instruir a los paramilitares sobre cómo matar", agregó.

"Esperamos que los gobiernos de América Latina se pronuncien al respecto, no podemos callar ante una situación tan grave como esta, que nos afecta a todos, sobre todo a los vecinos de Colombia. Es, el de Colombia, un Estado terrorista". Acusó al presidente Uribe de encabezar un Gobierno "mafioso, paramilitar y criminal". "No solamente es un lacayo del imperio (Uribe), no sólo es un mentiroso, es un criminal, es un mafioso. Dirige un narcogobierno, un Gobierno paramilitar. Es un subordinado de Bush. Dirige una banda de criminales en el Palacio de Nariño", subrayó.

En el momento de escribirse estas líneas los gobiernos de Argentina, Chile, Brasil, España, Italia y Perú adelantaban gestiones con el fin de evitar una guerra.

Otra declaración, emitida por las FARC, expuso que la muerte de su portavoz, Raúl Reyes, "no debe afectar la búsqueda de un acuerdo humanitario". Las afirmaciones de la guerrilla fueron divulgadas por Internet y llamaron "a la firmeza revolucionaria, a no claudicar en el esfuerzo en favor del canje humanitario, a continuar nuestro propósito de paz y de construcción de una democracia efectiva con justicia social". Ariel Florit


0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Contraloría Social. Denuncias y Quejas AQUI:

Nombre:
Email:
Asunto:
Mensaje:

Recientes Motores Constituyentes:

Blogger Template by Blogcrowds

 
ir arriba